martes, 4 de enero de 2011

Día 6 - El Calafate

Día de transición en El Calafate, en parte, por voluntad propia, pero también por la colaboración de Lufthansa. Tras un par de llamadas ya estamos seguros que la maleta de Càrol ha llegado al Calafate. Por sorpresa nuestra no nos la traen al hotel; la tenemos que ir a buscar al aeropuerto, sólo se halla a 20 kilómetros de la ciudad. La excusión no nos permite aprovechar el día al completo. No entendemos por qué en Ezeiza nos pidieron la dirección del hotel, si al final tenemos que ir al aeropuerto a por ella. Tenemos que ir hasta allí en taxi. Pare ello necesitamos la colaboración de una nueva especie descubierta en los últimos años, el Remiserus Argentinus. El Remiserus Argentinus se encarga de desplazar las personas en taxi. Es muy hábil para cobrar a los clientes aplicando progresiones aritméticas o geométricas de mínimo grado 2 y para crear un nuevo código de circulación. También tiene otras capacidades innatas que no voy a detallar para cansar al lector.

Una vez con la maleta pasamos el día en El Calafate combinando el shopping y una excursión en bicicleta. Llegamos hasta la reserva ornitológica de Laguna Nimes. Un lugar a orillas del lago Argentino donde conviven decenas de especies de aves, entre las que podemos ver flamencos y otras aves de una gran belleza. La última parada antes de devolver las bicicletas es en la playa del lago. El lago Agentino en tan grande que aparte de olas también dispone de una zona de playa con arena, obviamente natural. Al ser un día muy caluroso, donde se alcanzan hasta 27 ºC, probablemente la máxima del año, los más jóvenes del pueblo aprovechan para pegarse un baño. Un día así sólo se vive una vez al año en el Calafate, lo que llena a sus habitantes de una ilusión y vitalidad extras, capaz de hacerles soportar las temperaturas del agua que alcanzan máximas de 8 ºC. Y es que de vez en cuando se pueden ver témpanos (trozos de hielo del los glaciares como icebergs) navegando erráticamente por el lago y manteniendo su agradable temperatura para la práctica del baño. Una vez en el hotel cenamos y preparamos las maletas para el viaje de mañana.